Estados Unidos defiende la ocupación israelí de Cisjordania ante el máximo tribunal de Naciones Unidas

Estados Unidos defendió el miércoles la ocupación israelí de Cisjordania y Jerusalén Este durante décadas, argumentando ante la Corte Suprema de las Naciones Unidas que Israel enfrenta «necesidades de seguridad muy reales».

La defensa se produjo un día después de que Estados Unidos emitiera su tercer veto contra un llamado a un alto el fuego inmediato en Gaza en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una votación que provocó una respuesta airada de naciones y grupos humanitarios que pidieron el fin del conflicto. luchando para ayudar a los civiles en Gaza.

La última muestra de apoyo estadounidense a Israel se produjo en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde Richard C. Visek, asesor jurídico en funciones del Departamento de Estado de Estados Unidos, instó a un panel de 15 jueces a no solicitar la retirada inmediata de Israel de los territorios ocupados. territorios. Territorio Palestino.

Dijo que sólo la creación de un Estado palestino independiente “que viva de manera segura junto a” Israel podría conducir a una paz duradera, repitiendo una posición estadounidense de larga data, pero cuya perspectiva parece aún más difícil de alcanzar en medio de la guerra en Gaza.

«Este conflicto no puede resolverse con violencia o acciones unilaterales», afirmó Visek. «Las negociaciones son el camino hacia una paz duradera».

El tribunal está escuchando seis días de argumentos sobre la legalidad de la ocupación por parte de Israel de territorios mayoritariamente palestinos, incluidos Cisjordania y Jerusalén Oriental, que ha sido objeto de años de debates y resoluciones en las Naciones Unidas. Las audiencias, en las que participan más de 50 países, fueron convocadas mucho antes de que Israel entrara en guerra contra Hamas en Gaza, pero se han convertido en parte de un esfuerzo global concertado para detener el conflicto y examinar la legalidad de las políticas de Israel hacia los palestinos.

Mientras los jueces escuchaban los argumentos en la majestuosa sala del tribunal con paneles de madera en los Países Bajos, la dinámica de la ocupación israelí se desarrollaba el miércoles en la ciudad cisjordana de Jenin. En una redada nocturna que, según el ejército israelí, tenía como objetivo el “terrorismo”, las fuerzas israelíes mataron a tres personas y arrestaron al menos a otras 14.

Jenin, un campo de refugiados de más de 70 años de antigüedad que ahora es un barrio superpoblado, ha sido durante mucho tiempo un centro de lucha armada contra la ocupación israelí. Y las incursiones militares israelíes, aunque comunes durante años, se han vuelto mucho más frecuentes desde el ataque terrorista liderado por Hamás contra Israel el 7 de octubre, que según funcionarios israelíes mató a unas 1.200 personas.

En los últimos meses, las fuerzas israelíes han arrestado a cientos de palestinos durante redadas en Cisjordania. La violencia mortal contra los palestinos por parte de los colonos israelíes ha alcanzado niveles récord, y los ataques palestinos contra israelíes también han aumentado, lo que subraya la inmediatez de los procedimientos en La Haya.

Y el miércoles por la noche, Benny Gantz, miembro del gabinete de guerra de Israel, advirtió que Israel se estaba preparando para operar en la ciudad de Rafah en Gaza, cerca de la frontera sur, una vez que los civiles fueran evacuados allí. Añadió que si no se llega a un acuerdo para liberar a los rehenes que aún se encuentran en Gaza, el ejército israelí continuaría operando durante el mes sagrado del Ramadán, que comienza en marzo.

Cientos de miles de palestinos han huido a Rafah después de haber sido desplazados de sus hogares por los combates en Gaza. La comunidad internacional ha criticado el plan de Israel de invadir la ciudad debido al enorme número de personas que allí se refugian.

«La historia nos juzgará por cómo respondamos hoy», dijo al tribunal el miércoles Jasmine Moussa, asesora jurídica del Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto, defendiendo la causa del «derecho inalienable, permanente e incondicional del pueblo palestino a la autodeterminación». .”

«Sólo hay que mirar la feroz destrucción total de Gaza por parte de Israel hoy, después de años de imponer métodos medievales, asedio y bloqueo, para darse cuenta del alcance de la transgresión de este principio por parte de Israel», dijo.

En estas audiencias se solicitó por primera vez al Tribunal una opinión consultiva sobre la ocupación israelí. La Asamblea General de las Naciones Unidas pidió al tribunal que revisara la legalidad de las políticas israelíes en los territorios palestinos hace más de un año, antes de la guerra de Israel contra Hamás en Gaza, que ha matado a más de 29.000 personas, según las autoridades sanitarias de Gaza.

Israel dijo que no participaría en las audiencias y el año pasado envió una carta al tribunal argumentando que estaban injustificadas y no habían «reconocido el derecho y el deber de Israel de proteger a sus ciudadanos» o su derecho a la seguridad.

Estados Unidos ha defendido vigorosamente la campaña de Israel en Gaza, que comenzó después de los ataques del 7 de octubre. Pero aunque los funcionarios estadounidenses también han instado a Israel a reducir su campaña militar y hacer más para proteger a los civiles, la defensa estadounidense de Israel lo ha dejado cada vez más en desacuerdo incluso con aliados acérrimos como Francia, Canadá y Japón.

El martes, su aislamiento quedó en evidencia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: emitió el único veto a una resolución que pedía un alto el fuego inmediato, diciendo que perturbaría los esfuerzos para liberar a los rehenes retenidos en Gaza. Otras trece naciones apoyaron la resolución y Gran Bretaña se abstuvo.

El miércoles, Visek, asesor legal del Departamento de Estado, pidió al tribunal de la ONU que mantuviera el «marco establecido» para la paz que, según dijo, los organismos de la ONU habían acordado, y que depende de un «propósito más amplio de beligerancia» contra Israel. en lugar de atender los llamados de otras naciones para la «retirada unilateral e incondicional» de Israel de los territorios ocupados.

Los ataques del 7 de octubre liderados por Hamas contra Israel fueron un recordatorio de las amenazas que enfrenta el país y sus necesidades de seguridad, dijo Visek, “y persisten”.

“Desafortunadamente, muchos de los participantes ignoraron tales requisitos al indicar cómo el tribunal debería considerar las cuestiones que se le presentan”, dijo, refiriéndose a los testimonios de otros países en las audiencias.

La aparición de Visek precedió directamente a la de Vladimir Tarabrin, el embajador ruso en los Países Bajos.

Al tomar el micrófono, Tarabrin dijo que Rusia valoraba sus «relaciones estables» con Israel y expresó sus condolencias el 7 de octubre. Pero en lo que parecía ser un ataque apenas disimulado contra Estados Unidos, dijo que Rusia «no puede aceptar la lógica» de quienes «buscan defender la violencia indiscriminada contra civiles» en Gaza citando el derecho de Israel a defenderse.

«La violencia sólo puede conducir a más violencia», afirmó. Tarabrin criticó a Israel por muchas de las mismas cosas que Rusia fue acusada de perpetrar en su guerra en Ucrania, incluidas la anexión, la deportación, los traslados de población y otras violaciones de las Convenciones de Ginebra.

Tanto Rusia como Estados Unidos utilizaron las audiencias para impulsar sus propias agendas y se acusaron mutuamente de hipocresía.

Los países han sido acusados ​​repetidamente de utilizar un doble rasero en la ONU: Estados Unidos no presiona por un alto el fuego en Gaza mientras pide uno en Ucrania, mientras que Rusia critica a Israel por algunas de las mismas cosas que Moscú ha hecho en Ucrania.

La Corte, que a menudo conoce de disputas serias entre naciones, se ha convertido recientemente en el foro para que los países se opongan a Israel. El mes pasado, Sudáfrica argumentó ante un tribunal que Israel estaba cometiendo genocidio contra los palestinos en Gaza, acusación que Israel ha rechazado firmemente. Los jueces no se pronunciaron sobre esa afirmación, pero emitieron una orden provisional para que Israel tomara medidas para prevenir el genocidio en Gaza.

El martes, Sudáfrica condenó las políticas de Israel contra los palestinos, calificándolas de «una forma más extrema de apartheid», el sistema de leyes basado en la raza que ha privado de sus derechos a los sudafricanos negros durante décadas.

Israel ha negado durante mucho tiempo las acusaciones de que opera un sistema de apartheid, calificándolas de insulto y subrayando lo que dice es una historia de ser señalado para ser condenado por órganos y tribunales de las Naciones Unidas.

Estados Unidos siguió siendo el más acérrimo defensor de Israel a nivel internacional. Pero la administración Biden, bajo una presión cada vez mayor por parte de sectores del Partido Demócrata, también ha mostrado signos de impaciencia con la conducción de la guerra por parte de Israel, el creciente número de muertos en Gaza y la difícil situación de los palestinos bajo la ocupación israelí.

El presidente Biden dijo este mes que la respuesta militar de Israel en Gaza había sido «exagerada» y que el inmenso sufrimiento de los civiles debía «cesar». Los comentarios se produjeron días después de que Biden impusiera amplias sanciones financieras contra cuatro israelíes por ataques violentos contra palestinos en Cisjordania.

Al finalizar las audiencias, que concluirán el lunes, el tribunal emitirá una opinión consultiva no vinculante. Se espera que la decisión tarde varios meses.