Mientras la población carcelaria de América Latina se dispara, las pandillas toman el control

El ejército de Ecuador fue enviado para tomar el control de las cárceles del país el mes pasado después de que dos importantes líderes de bandas criminales escaparon y los grupos criminales rápidamente provocaron un levantamiento nacional que paralizó al país.

La semana pasada en Brasil, dos reclusos con vínculos con una pandilla importante se convirtieron en los primeros en escapar de una de las cinco prisiones federales de máxima seguridad del país, dijeron funcionarios.

Las autoridades colombianas han declarado el estado de emergencia en las cárceles después de que dos guardias fueran asesinados y varios otros fueran atacados en lo que el gobierno dijo que era una represalia por la represión de los principales grupos criminales.

Dentro de las cárceles de América Latina, los grupos criminales ejercen una autoridad indiscutible sobre los prisioneros, extorsionándolos para comprar protección o artículos de primera necesidad, como alimentos.

Las cárceles también sirven como una especie de refugio seguro para líderes criminales encarcelados que pueden operar de forma remota sus empresas criminales en el exterior, ordenando asesinatos, orquestando el contrabando de drogas hacia Estados Unidos y Europa y dirigiendo secuestros y extorsiones a empresas locales.

Cuando los funcionarios intentan reducir el poder que ejercen los grupos criminales tras las rejas, sus líderes suelen desplegar miembros en el exterior para hacerlos retroceder.

“El principal centro de gravedad, el punto de apoyo del control del crimen organizado, está dentro de los complejos penitenciarios”, dijo Mario Pazmiño, coronel retirado y ex director de inteligencia del ejército de Ecuador y analista en temas de seguridad.

“Ahí están, digamos, los puestos directivos, los puestos de liderazgo”, añadió. “Es donde dan órdenes y limosnas a las pandillas para aterrorizar al país”.

La población carcelaria de América Latina se ha disparado en las últimas dos décadas, impulsada por medidas criminales más estrictas, como la prisión preventiva, pero los gobiernos de la región no han gastado lo suficiente para gestionar el aumento y, en cambio, a menudo han cedido el control a los presos, dicen expertos en sistemas penales.

Los enviados a prisión a menudo tienen una opción: unirse a una pandilla o enfrentar su ira.

Como resultado, las prisiones se han convertido en centros cruciales de reclutamiento para los cárteles y pandillas más grandes y violentos de América Latina, fortaleciendo su control sobre la sociedad en lugar de debilitarla.

Los funcionarios penitenciarios, que carecen de fondos suficientes, son superados en número, abrumados y a menudo pagados de más, han cedido en gran medida ante los líderes de las pandillas en muchas prisiones a cambio de una paz frágil.

Los grupos criminales controlan total o parcialmente más de la mitad de las 285 prisiones de México, dicen los expertos, mientras que en Brasil el gobierno a menudo divide las penitenciarías según la afiliación a pandillas en un esfuerzo por evitar disturbios. En Ecuador, los expertos dicen que la mayoría de las 36 prisiones del país están bajo cierto grado de control de pandillas.

“La pandilla está resolviendo un problema para el gobierno”, dijo Benjamin Lessing, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago que estudia las pandillas y las prisiones en América Latina. «Esto le da a la pandilla un tipo de poder que es realmente difícil de medir, pero también difícil de sobreestimar».

Según el Banco Interamericano de Desarrollo, la población carcelaria de América Latina aumentó un 76% entre 2010 y 2020, superando con creces el aumento demográfico del 10% registrado durante el mismo período.

Muchos países han impuesto políticas de orden público más estrictas, incluidas sentencias más largas y más condenas por delitos relacionados con drogas de bajo nivel, lo que ha llevado a la mayoría de las penitenciarías de la región más allá de su capacidad.

Al mismo tiempo, los gobiernos han dado prioridad a invertir en sus fuerzas de seguridad como una forma de combatir el crimen y mostrar su fuerza ante el público, en lugar de invertir en prisiones, que son menos visibles.

Brasil y México, los países más grandes de América Latina con las mayores poblaciones de reclusos en la región, invierten poco en prisiones: el gobierno brasileño gasta alrededor de 14 dólares por día por recluso, mientras que México gasta alrededor de 20 dólares. Estados Unidos gastó alrededor de 117 dólares diarios por recluso en 2022. Los guardias penitenciarios en América Latina también ganan salarios exiguos, lo que los hace susceptibles a sobornos de pandillas para contrabandear contrabando o ayudar a escapar a reclusos de alto perfil.

Los funcionarios federales de Brasil y Ecuador no respondieron a las solicitudes de comentarios, mientras que los funcionarios federales de México se negaron. En general, las cárceles federales de México y Brasil tienen mejores fondos y condiciones que las estatales.

El estado de Río de Janeiro, que administra algunas de las prisiones más notorias de Brasil, dijo en un comunicado que durante décadas ha separado a los reclusos en función de su pertenencia a pandillas «para garantizar su seguridad física» y que la práctica está permitida por la ley brasileña.

Lo que pone de relieve el poder de las pandillas carcelarias es el hecho de que algunos líderes de grupos criminales viven relativamente cómodamente tras las rejas, administran supermercados, clubes de peleas de gallos y clubes nocturnos y, a veces, contrabandean a sus familias para que vivan con ellos.

Las cárceles de Ecuador son un ejemplo de libro de texto, dicen los expertos, de los problemas que plagan los sistemas penales en América Latina y lo difícil que puede ser abordarlos.

Los disturbios de enero estallaron después de que el recién elegido presidente de Ecuador decidiera reforzar la seguridad penitenciaria después de que una investigación del fiscal general mostrara cómo el jefe de una banda detenida, enriquecida por el tráfico de cocaína, había corrompido a jueces, policías, guardias penitenciarios e incluso ex jefes. del sistema penitenciario.

El presidente, Daniel Noboa, ha planeado trasladar a varios líderes de bandas criminales a un centro de máxima seguridad, lo que les dificultará la gestión de sus actividades ilícitas.

Pero esos planes se filtraron a los líderes de la pandilla y uno de ellos desapareció de un vasto complejo penitenciario.

La búsqueda del líder dentro de la prisión provocó disturbios en prisiones de todo el país, con decenas de reclusos escapando, incluido el líder de otra poderosa pandilla.

Las pandillas también ordenaron a sus miembros atacar afuera, dijeron los expertos. Secuestraron agentes de policía, quemaron coches, hicieron estallar y se apoderaron brevemente de una importante estación de televisión.

Noboa respondió declarando un conflicto armado interno, autorizando a los militares a atacar a las pandillas en las calles y asaltar las cárceles. Según los militares y vídeos en las redes sociales, los reclusos de al menos una prisión fueron desnudados hasta quedar en ropa interior y sus pertenencias fueron confiscadas y quemadas.

Las escenas recordaban algunas en El Salvador, donde el presidente Nayib Bukele declaró el estado de emergencia en 2022 para frenar la violencia de las pandillas. Según grupos de derechos humanos, alrededor de 75.000 personas han sido encarceladas, muchas de ellas sin el debido proceso.

Según el World Prison Brief, una base de datos compilada por Birkbeck, Universidad de Londres, el 2% de los salvadoreños están encarcelados, el porcentaje más alto de cualquier país del mundo.

Las tácticas de Bukele diezmaron las pandillas callejeras del país centroamericano, revirtieron años de terrible violencia y ayudaron a impulsarlo a un segundo mandato.

Pero los expertos dicen que miles de personas inocentes han sido encarceladas.

“¿Qué consecuencias tiene esto?” dijo Carlos Ponce, experto en El Salvador y profesor asistente de la Universidad de Fraser Valley en Canadá. «Esto los asustará a ellos y a sus familias de por vida».

El uso frecuente de la prisión preventiva en toda la región para combatir el crimen ha dejado a muchas personas languideciendo en prisión durante meses e incluso años en espera de juicio, dicen grupos de derechos humanos. Esta práctica es especialmente dura para los más pobres, que no pueden pagar abogados y enfrentan un sistema de justicia parecido a una tortuga con casos respaldados durante años.

En los primeros siete meses del estado de emergencia en El Salvador, el 84 por ciento de todos los detenidos estaban en prisión preventiva y casi la mitad de la población carcelaria de México todavía está esperando juicio.

“Las cárceles pueden definirse como centros de explotación de los pobres”, dijo Elena Azaola, una académica mexicana que ha estudiado el sistema penitenciario del país durante 30 años.

«Algunos han sido encarcelados durante 10 o 20 años sin juicio», añadió. “Muchos salen peor que cuando entraron”.

De hecho, en algunos países latinoamericanos las prisiones son hasta cierto punto una puerta giratoria.

Alrededor del 40% de los presos en Brasil, Argentina, México y Chile son liberados sólo para ser encarcelados nuevamente. Si bien la tasa de reincidencia es mucho más alta en Estados Unidos, en América Latina muchas personas encarceladas por delitos menores, a veces no violentos, terminan cometiendo delitos más graves, dicen los expertos, en gran parte porque los delincuentes menores comparten celdas con delincuentes más graves.

Las dos pandillas más grandes de Brasil –el Comando Rojo y el Primer Comando Capital– en realidad comenzaron en prisiones, que siguen siendo sus centros de poder.

Jefferson Quirino, un ex pandillero que completó cinco períodos distintos en prisiones de Río, dijo que las pandillas controlaban todas las prisiones en las que se encontraba. En algunos, los reclusos a menudo se concentraban en gestionar los asuntos de las pandillas fuera de la prisión utilizando los numerosos teléfonos celulares que introducían, a menudo con la ayuda de guardias que fueron sobornados.

Las pandillas tienen tal influencia en las prisiones brasileñas, donde las propias autoridades a menudo dividen las prisiones según la afiliación a pandillas, que los funcionarios obligan a los nuevos prisioneros a elegir bando para limitar la violencia.

“La primera pregunta que te hacen es: ‘¿A qué pandilla perteneces?’”, dijo Quirino, quien dirige un programa que ayuda a mantener a los niños pobres fuera de las pandillas. “En otras palabras, tienen que averiguar dónde colocarte en el sistema, porque de lo contrario mueres”.

Esto ha ayudado a los grupos criminales a aumentar sus filas.

«La prisión funciona como un espacio para la contratación de mano de obra», dijo Jacqueline Muniz, ex jefa de seguridad de Río de Janeiro.

«Y para retener a su fuerza laboral criminal».

El aporte de Emiliano Rodríguez Mega desde la Ciudad de México; José María León Cabrera de Quito, Ecuador; Thalíe Ponce de Guayaquil, Ecuador; Genevieve Glatsky de Bogotá, Colombia; y Laurence Blair de Asunción, Paraguay.